El curso de ayer “Doma a la bestia” me ha inspirado a hacer una serie de cursos llamados “Yo tengo todo el día”. Se suponía que el curso terminaba a las 14:00h pero los alumnos salieron del Coatelier a las 20:50h y no porque estuviesen castigados, o la profe desapareciera o fuera más lenta que el caballo del malo… nada de eso!, simplemente es lo que pasa cuando se juntan las ganas de aprender con las ganas de enseñar.
Entraron siendo cervatillos y salieron hechos unos auténticos domadores de máquinas de coser industriales!
Muchas gracias a Alexander, un verdadero descubrimiento, a Xexu Martínez por estar siempre a mi lado y descubrir su secreto talento para la costura, y a Trinidad Contreras una gran artista la cual me ha confiado sus primeros pasos en este mundo de telas e hilos. Fue un día inolvidable, pronto repetimos!